Filosofía

El término Cracking Art proviene del verbo inglés “to crack”, que describe el acto de agrietarse, romperse, quebrarse, ceder, derrumbarse. También se denomina “cracking catalítico” a la reacción química que transforma el petróleo crudo en plástico: para los artistas este es el momento en que lo natural se transforma en artificial, lo orgánico en sintético, siendo este el proceso que se pretenden representar a través de su arte.

Cracking es la brecha entre el hombre contemporáneo debatido entre la naturaleza originaria y un futuro cada vez más artificial. Cracking es el proceso utilizado para transformar el petróleo en nafta virgen, compuesta de moléculas simples en la base de miles de productos sintéticos, como el plástico.

Las raíces del plástico provienen de una historia milenaria, la del hombre y su mundo, una historia llena de transformaciones y eventos, una vasta y profunda pieza cultural en la que la naturaleza humana, artificial y ambiental se unen en una fórmula conceptual que desafía las reglas actuales del arte contemporáneo.

Cracking es el proceso que transforma lo natural en artificial, lo orgánico en sintético. Un procedimiento dramático, que si no se controla, es una división que nos pone a todos frente a nuevas realidades.

Este último contraste se refleja particularmente en la elección de los materiales y, por lo tanto, en el compromiso social y ambiental asumido por el movimiento, que muestra una aceptación consciente de la inevitabilidad de que nuestro mundo sea cada vez más artificial.

Las obras están diseñadas para inspirar a nivel comunitario una conversación sobre la importancia y el impacto ambiental del reciclaje, eligiendo una modalidad expresiva que combine las lógicas del grupo con las de la interpelación individual de los espectadores y que se exprese mediante la participación de acciones performativas, en las cuales animales coloridos y evidentemente fuera de escala invaden los lugares más variados, desde espacios dedicados al arte hasta los de la vida cotidiana.

Regenerar plástico significa quitarlo de la destrucción tóxica y devastadora del medio ambiente, dándole vida nueva, convirtiéndolo en obras de arte significa comunicarse a través de un lenguaje estético e innovador que expresa una sensibilidad particular hacia la naturaleza.